El poder de convocatoria del Festival Internacional de Cine de Huesca marca un nuevo hito al recibir cortometrajes provenientes de 84 países diferentes, una cifra record en la historia reciente del certamen.
Un total de 1658 son los trabajos recibidos provenientes de los 5 continentes, siendo España el país con mayor representación seguido de Francia y Alemania con más de un centenar de cortos cada uno.
Destaca el notable aumento de óperas primas recibidas que alcanza las 423 obras. También se ha presentado el cartel de la 45 edición realizado por el reputado artista francés Paul Cox.

Un total de 84 países de los 5 continentes aspiran a estar representados en la 45ª edición del Festival Internacional de Cine de Huesca, una cifra record para la historia reciente del festival y que Azucena Garanto, su directora, valora como “una nueva confirmación del potencial internacional que tiene el certamen”.

El número total de cortometrajes recibidos es de 1658, divididos en 792 inscritos al concurso internacional, 603 para el iberoamericano y 263 en el documental. Los números refrendan el objetivo marcado por la organización, “hemos conseguido estabilizar las cifras globales en unos números gestionables sin perder ni un ápice de capacidad de reclamo desde cualquier rincón del mundo”, afirmaba Garanto haciendo referencia la subida en la tasa de inscripción de uno a dos euros en este 2017. El incremento en la recepción de óperas primas, que pasa de 308 en 2016 a las 423 para este año, se analiza muy positivamente por la naturaleza del certamen como foco de atracción y descubrimiento de nuevos talentos.

Desgranando los datos de manera más pormenorizada, se confirman Europa y América como las regiones de mayor peso en cuanto a cifras globales. España se erige como el país con un número mayor de cortometrajes presentados, 462 en total; Francia (162) y Alemania (154) son los otros dos países que superan el centenar de cortos enviados. A las puertas del pódium se coloca Brasil con 80 trabajos y justo por detrás destaca la pujanza de Corea del Sur, que presenta 63 candidatos. Cinematografías que guardan una estrecha relación con el certamen oscense como Estados Unidos y México, alcanzan el medio centenar de trabajos, 57 y 50 respectivamente.

El Festival Internacional de Cine de Huesca evidencia su calado global con trabajos en su preselección de todo tipo de cinematografías: desde países de un gran potencial económico y una destacada tradición en el séptimo arte como China, Japón, Reino Unido, Canadá o Australia, hasta lugares más remotos y con una industria cinematográfica menos desarrollada como Namibia, Jamaica, Guatemala, Azerbaiyán o Myanmar; lugares donde el nombre de la capital altoaragonesa llega gracias al certamen de cortometrajes. Mención especial merecen trabajos llegados desde zonas en conflicto como Palestina, Líbano, Iraq o territorios donde el acceso a internet no es generalizado como Sahara Occidental o Haití.

Más de 24.000 minutos son los que ya se encuentra visionando el jurado de preselección, en “una labor encomiable en todos los festivales y siempre poco reconocida” como declaraba Garanto. La lista final de cortometrajes que competirán del 9 al 17 de junio en el 45º festival altoaragonés dará a conocer en los próximos meses y será entonces cuando se revelen los títulos que lucharán por los Premios Danzante, así como por entrar en la preselección de los Premios Oscar y los Goya.

“El haz de luz” que guiará la 45 edición

El Festival Internacional de Cine de Huesca ha presentado también el que será su cartel oficial para esta 45ª edición que ha contado, una vez más, con Isidro Ferrer como asesor. Realizado por el prestigioso artista y diseñador francés Paul Cox. El cartel juega un papel fundamental en cada edición del certamen oscense, pero en esta ocasión su peso es aún mayor ya que sirve de eje vertebrador del diseño de la página web que ha presentado su nuevo aspecto: más accesible e intuitivo, todo ello dominado por el color amarillo que regirá toda la comunicación de este año.

El diseño da un giro de tuerca a las propuestas vistas en las últimas ediciones y retoma un carácter más artístico y abstracto. “Es un cartel impactante que nos ofrece muchas posibilidades a nivel gráfico y comunicativo, juega con el haz de luz que es la esencia del cine, al mismo tiempo que hace referencia a la claqueta de cine, nuestro logo corporativo”, comentaba Azucena Garanto quien además ha remarcado la importancia de otorgar total libertad artística al autor para obtener unos resultados finales de gran calidad que le han valido al certamen diversos reconocimientos internacionales.

Paul Cox nació en París en 1959 y es miembro desde 2003 de la AGI (Alliance Graphique Internationale), un club que reúne a la élite mundial de diseño y las artes gráficas. Formado por menos de 500 miembros, de nuestro país sólo nombres tan destacados como Isidro Ferrer o Javier Mariscal forman parte de él. Artista autodidacta, Cox ha realizado múltiples libros infantiles, carteles, logos, pero su vínculo con los escenarios va más allá ya que desarrollado diversas labores de diseño de decorados o vestuario para L’Histoire du soldat, en la Ópera de Nancy, o El Cascanueces, en la Ópera de Ginebra.

Su estilo bebe de todas las técnicas de impresión, pero más en un modo experimental que reproductivo. Poseedor de un talento innato, grandes nombres como el diseñador de moda japonés Issey Miyake, han usado alguno de sus trabajos en sus colecciones y el Centro Pompidou exhibió en 2005 su instalación “Jeu de Contruction”. Además, el propio autor ha comenzado a editar de forma regular su obra en libro; el primer volumen se publicó en 2004 bajo el título: Coxcodex I.

Descárgate el cartel AQUÍ

Facebook
Twitter
Instagram
Google+
YouTube
RSS